Casi todos los casos de este tipo de cáncer son causados por infección de alto riesgo de Virus del Papiloma Humano o VPH. Estos contagios se dan por transmisión sexual y, aunque la infección por VPH es muy común, existen alrededor de 12 tipos de VPH de alto riesgo.


Si una infección de cuello uterino con un tipo de VPH de alto riesgo persiste, los cambios celulares pueden convertirse en lesiones precancerosas más graves, que de no ser tratadas pueden convertirse en cáncer de cuello uterino o cáncer cervical.


La prueba de Papanicolaou, también conocida como citología vaginal, permite detectar las células anormales en el cuello uterino que podrían causar cáncer.


A continuación, enlistamos los factores de riesgo a considerar para realizarte la prueba de papanicolaou:


  • Si tienes entre 21 y 29 años, es recomendable hacerse una prueba de Papanicolaou cada 3 años (a partir de los 25 años, tu médico puede cambiar a una prueba del VPH, cualquiera de las dos está bien).
  • Si tienes entre 30 y 65 años, realizar una prueba de Papanicolaou y una prueba del VPH (prueba conjunta) cada 5 años, o solo una prueba de Papanicolaou o del VPH cada 3 años.
  • Si eres mayor de 65, solicitar una valoración que permita descartar la prueba de Papanicolaou.


Para mayor información, acude con tu médico ginecólogo de confianza para identificar qué pruebas necesitas y con qué frecuencia debes hacértelas para mantener una buena salud femenina.


Fuente: www.cancer.gov